El timo del portugués

Nati:
Han dado en asediarme
para casarme
con un marqués,
sin ver que yo al que quiero.
es a un chispero
del Lavapiés.
Desprecio al caballero
de buena posición;
prefiero a mi chispero
que es zalamero
de corazón.

En esta jácara,
traviesa y picara,
está el intríngulis
de la canción.
El uno coches tiene
y me previene
que no iré a pie;
pero con el chispero,
porque le quiero
me casaré.
Mi madre me censura
tal determinación.
Mas yo, en esta locura,
veo segura
mi salvación.


Nati:
Al recordar las canciones
que en Portugal aprendi,
sus armoniosas cadencias
siento muy dentro de mi;
porque las notas de tus fados
son la más bella ilusión
que alienta mi corazón.

Basilio:
Eres tú mais portuguesa
que portuguesiño yo.

Nati:
Portugués, si tú me quieres, ven,
y mi canción podrás escuchar,
y a tu lado aprenderé también
con tu querer a soñar.

Basilio:
Española muito bem plantá,
me tienes el coraçao tostao;
yo con dos meninas como tú
me iba a poner más finchao.

Nati:
Tu ritmo es bello tesoro
en delicioso fanal,
con cascabelitos de oro
que chocan en el cristal,
y las caricias de un ensueño
que brindas encantador
nos dan ventura y amor.

Basilio:
Esta menina no hay duda
que es de Figueira da Fox.