Las leandras partituras

Preludio (nº1)

Descargar partitura

 

Java de las viudas (nº3)

Concha:
Ay, qué triste es ser la viuda
que a un marido llora.

Viudas:
¡Llora!

Concha:
Al quedarse sin la ayuda
que le falta ahora.

Viudas:
¡Hora!

Concha:
No hago más que suspirar…
No me puedo consolar…

Viudas:
Y es que pienso con tristeza
que ya la cabeza no va a levantar.

Concha:
Ay, qué triste es el vacío
que ha quedado en una.

Viudas:
¡Una!

Concha:
Aunque él me dejó lo mío
que es una fortuna.

Viudas:
¡Tuna!

Concha:
Una finca de labor,
Explosivos y Exterior.

Viudas:
Y por eso busco un hombre
a quien luego nombre
mi administrador.

Concha:
Adminístreme usted
lo que el pobrecito dejó.
Hágalo para que
su vacío no sienta yo.
Acabó mi luna de miel
y se fue mi dicha con él.

Viudas:
Adminístreme usted
lo que el pobrecito dejó.
Hágalo para que
su vacío no sienta yo.
Enviudé y estoy sin amor.
¡Ay!

Concha:
Adminístreme usted
lo que él me dejó.

Descargar partitura

 

Schotis del Pichi (nº5)

Pichi:
Pichi
es el chulo que castiga
del Portillo a la Arganzuela,
porque no hay una chicuela
que no quiera ser amiga
de un seguro servidor…
¡Pichi!,
pero yo que me administro,
cuando alguna se me cuela,
como no suelte la tela,
dos morrás la suministro;
que atizándolas candela
yo soy un flagelador.

Chulas:
Pichi
es el chulo que castiga
del Portillo a la Arganzuela,
y es que no hay una chicuela
que no quiera ser su amiga
porque es un flagelador…

Pichi:
¡Pichi!!
No reparo en sacrificios:
las educo y estructuro
y las saco luego un duro
pa gastármelo en mis vicios,
y quedar como un señor.

Chulas:
Me has trastornao.
¡Eres un sol!
Pónme un chalet,
dame un Renard,
cómprame un Rolls.

Pichi:
Anda, y que te ondulen con la «permanén»,
y pa suavizarte que te den «col-crem».
Se lo pués pedir a Victoria Kent,
que lo que es a mí, no ha nacido quien.
Anda, y que te ondulen con la «permanén»,
y si te sofocas ¡tómalo con seltz!

Chulas:
Eres, Pichi, para mí
de lo que no cabe más,
y yo sé de algunas por ahí
que van desesperás
detrás de ti.

Pichi:
Pero, a mí, no;
porque ¡de nén!
¡Bueno soy yo!

Chulas:
Anda, y que te ondulen con la «permanén»,
y pa suavizarte que te den «col-crem».
Se lo iré a pedir a Victoria Kent.

Pichi:
Que lo que es a mí,
no ha nacido quién.

Chulas:
Anda y que te ondulen con la «permanén»,
y si te sofocas, ¡tómalo con zeltz!

Descargar partitura

 

Blues de Clara Bow (nº6)

Concha:
Clara Bow, gentil star,
el amor buscó en el mar.
Clara Bow jamás lo halló…
Alegre timonel,
la escuadra guiará
y a la Marina siempre fiel será.

Marineros:
Clara Bow, gentil star,
el amor buscó en el mar, etc., etc.

Marinero inglés:
Ginebra quiere el inglés;

Marinero yanqui:
el yanqui pide champagne;

Marinero francés:
Maríe Brizard el francés;

Marinero alemán:
y potter el alemán;

Marinero español:
y el español el chartreusse.

Todos:
Ginebra quiere el inglés;
el yanqui pide champagne;
Maríe Brizard el francés;
y potter el alemán;
y el español el chartreusse.
Clara Bow, gentil star, etc., etc.

Descargar partitura

 

Cancion canaria (nº7)

Concha:
Al bailar el tajaraste,
escapar dejé un suspiro,
y es porque me miras,
y es porque te miro…
Que el volcán está apagado,
pero dentro tiene el fuego;
no me llames fría, ya verás tú luego…
Camellero, camellero,
llévame a la romería
porque mi palmero
va a cantar folías…
Llévame, por Dios, ligero,
que si canta y no le escucho
con lo que le quiero muero de pesar…
¡Aprisa, que un lucero
comienza ya a brillar…!
Por el amor de un isleño
vivo yo penando…
y con folías yo sueño
irle enamorando.
He de lograr su querer
bailando el tango herreño,
porque soy guanche y me salgo
siempre con mi empeño.

Conjunto:
Menudo y agudico
tu baile es;
si quieres que te quiera
te has de mover.

Concha:
Extiende la cobija
que abrasa el sol,
y así no nos verán
si me hablas de tu amor,
que puede ser que sí,
que puede ser que no.

Canarias:
Por el amor de un isleño
vivo yo penando
y con folías yo sueño
irle enamorando.
He de lograr su querer
bailando el tango herreño.

Canarios:
Por el amor de una isleña
vivo yo penando
y mis folías desdeña
cuando estoy cantando.
He de lograr su querer
bailando el tango herreño.

Concha:
¡Porque soy guanche y me salgo
siempre con mi empeño!

Conjunto:
Me habla y sin querer,
me hace padecer.
Menudo y agudico tu baile es;
si quieres que te quiera
te has de mover.

Concha:
Por el amor de un isleño
vivo yo penando.

Descargar partitura

 

Habanera (nº8)

Paco:
Dile al gomoso,
si te hace el oso,
que se cerró el portal;
y que al instante
tome el portante,
o va a pasarlo mal.

Aurelia:
Es que venía
por si tenía
varas de dos un real…

Paco:
Si es que ése toma varas,
las cosas claras,
ya me es igual.

Aurelia:
Paco, contente,
que pasa gente
y ése es un tío gilí.

Paco:
Yo vengo por diez duros.

Aurelia:
Yo no los tengo
y estoy ahogada de apuros.

Paco:
Pues tú componte,
saca del Monte
o busca por ahí.

Aurelia:
Lo que del Monte saco
ya sabes Paco
que es para ti.

Paco:
¡Vengan esos diez,
o te doy así!

Aurelia:
Dime primero
con el dinero
qué es lo que vas a hacer.

Paco:
Mira que sois las mujeres,
di lo que quieres
y eso ha de ser.

Aurelia:
Llévame a la verbena de San Antonio,
que por ser la primera no hay que faltar.
Juntos, que parezcamos un matrimonio,
no haga el demonio
que una chulapa me amargue el día de San Antonio,
porque le guste coquetear.

Paco:
¡Arza ‘pa la verbena de San Antonio,
que tóos los bailes quiero contigo echar!

Aurelia:
Llévame del bracero, chulapo mío,
pues yendo suelto yo no me fío
si entre el gentío
te perderás.

Paco:
¡Arrímate!

Aurelia:
Voy bien así.

Paco:
¡Más apretao me gusta a mí!

Descargar partitura

Pasa-calle de los nardos (nº8 bis)

Aurelia:
Por la calle de Alcalá
con la falda almidoná
y los nardos apoyaos en la cadera,
la florista viene y va
y sonríe descará
por la acera de la calle de Alcalá.

Y el gomoso que la ve
va y le dice: Venga usté
a ponerme en la solapa lo que quiera,
que la flor que usté me da
con envidia la verá
todo el mundo por la calle de Alcalá.

Aurelia:
Lleve usté nardos, caballero,
si es que quiere a una mujer…
Nardos… No cuestan dinero
y son lo primero para convencer…
Llévelos, y si se decide
no me moveré de aquí.
Luego… si alguien se los pide,
nunca se le olvide
que yo se los di.

Tiples:
Una vara de nardos
al que quiera saber
si será por fin dueño
de un querer de mujer.

Aurelia:
Llévelos usté,
no lo piense más;
mire que en amor
suerte le han de dar.

Tiples:
Lleve usté nardos, caballero,
si es que quiere a una mujer…
Nardos… no cuestan dinero
y son lo primero para convencer.

Tiples:
Por la calle de Alcalá
con la falda almidoná etc., etc.

Aurelia:
Nardos… Si alguien se los pide,
nunca se le olvide que yo se los di.

Descargar partitura