Música, luz y alegría partituras

Preludio

Descargar partitura

El palacio de la música (Nº2)

Couplet francés

La francesa:
Aunque la moda se ha propuesto
barba y bigote desterrar.
A mí los hombres con bigote
me gustan siempre mucho más.
Si un buen bigote tiene el novio
es más dichosa la mujer,
pues corto o largo es el bigote
un instrumento de placer.
¡Ay qué gusto da un bigote ensortijado!
¡Ay qué gusto da un bigote borgoñón!
¡Ay qué gusto da un bigote estilo kaiser
o un bigote a lo nipón!

Un senador muy presumido
que tarda un siglo en la tualé.
Con el bigote puesto en ristre
se fue a la casa de la Inés.
Estuvo allí sólo una hora
y la visita al terminar
notó con pena que el bigote
ni era bigote ni era ná.
¡Ay qué gusto da un bigote ensortijado!
¡Ay qué gusto da un bigote borgoñón!
¡Ay qué gusto da un bigote estilo kaiser
o un bigote a lo nipón!

Todos:
¡Ay qué gusto da un bigote ensortijado!
¡Ay qué gusto da un bigote borgoñón!
¡Ay qué gusto da un bigote estilo kaiser
o un bigote a lo nipón!

Descargar partitura

Canción mejicana

Mejicano:
Cuando sale Pancho Villa
con su gente a la pelea,
hay que temblar, y tiritar,
pues si saca su machete pa pinchá
a quinientos treintaitrés saca er mondongo.
Calabali ¡ay!, nego congo.

Los garbanzos y el tocino,
el aceite y la vinagre
y hasta el jamón y el pimentón,
el gobierno por las nubes pone ya,
y a morir de hambre canina me dispongo
Calabali ¡ay!, nego congo.
¡Ta güeno, general, ta güeno!

Todos:
¡Ta güeno, general, ta güeno!

Descargar partitura

La caravana mora

La esclava mora:
Cautiva entre las cautivas
del harén de un marroquí
cantando mis pesares
ahuyento el malestar
que viene a mí.

Dieron por no ser esclava
una montaña de oro,
diera la fe de Mahoma,
diera del rey su tesoro.

Diera por verme en Sevilla,
cerca del Guadalquivir,
toa la sangre de mis venas
hasta llegar a morir.

De tierra mora soy,
exclava de un harén.
Betis de mis amores,
ya no te vuelvo a ver,
ya no te volveré a ver.

Alcázar moro, giralda mía,
Guadalquivir de mi alma,
mi Andalucía.

Descargar partitura

Fantasía española (Nº4)

Todos:
De la tierra española
representamos
el más vivo reflejo
de su alegría.
Los amores del pueblo
siempre arrullamos,
mitigando sus penas
nuestra armonía.

Tiple:
Soy de la propia Sevilla
la mejor tierra de España;
la que Dios hizo á su gusto,
y se valió pa formarla de repiques
de palillos y rasgueos de guitarra.
Pa bailar una copla de sevillanas
hay que saber moverse
con mucha gracia.
La sosería
no sirve pa los bailes
de Andalucía.
Son la torre del Oro
con la Giralda,
las cosas de Sevilla
más sevillanas.
Olé quien puede
bordar sobre un tablado
con los pinreles.

Asturiano:
Soy de Langreo,
mira que soy langreano,
mira que te voy á dar
con lo que tenga en la mano.
La, la, la.
El señor cura miróla,
díjo!a que era galana.
Señor cura, mire al libro,
que esto no le importa nada.
Zagala, morena,
nacida en Somió,
por ser tan hermosa
me enamoré yo.
Ven, niña, ven,
ven hacia mí,
no tienes nada qué temer,
porque te quiero con buen fin.
Morenita, dame un beso;
morenita, dame cien;
si no me los das ahora
no serás mujer de bien.

Todos:
Pa bailar en las verbenas,
tiene el pueblo de Madrid,
en pianos de manubrio
la habanera y el chotis.
Y hasta Dios se vuelve loco
cuando bailo el agarrao,
que es la música chulona
lo mejor que se ha inventao.

Madrileña 1:
Con el pelo muy bien ondulao
y los pies con botín de charol,
en el pecho luciendo un cálao
y en la espalda luciendo un mantón,
la chulapa se encuentra en sus glorias
pa marcarse con gracia un chotis
por la noche en la alegre verbena,
derrochando la sal de Madrid.
Y le estorba el sombrerete,
la sombrilla y el boá,
el Frasquito de las sales
y la falda entobillá.
Eso es bueno pa Estrasburgo,
u Edimburgo,
Luxemburgo
y Budapest;
pero no pa las Vistillas,
Maravillas,
la Bombilla
y Lavapiés.

Cantaor:
La jota baturra
sólo es mi canción;
es el guitarrico
el rey de Aragón.
Pedernal que no echa lumbre
y cuchillo que no corta,
y mujer que no es constante,
que se pierda poco importa.
Esta es la jota baturra,
el más alegre cantar,
el más valiente de todos,
hecho para pelear.
Esta es la jota baturra,
etcétera, etc.
El querer de la mujer
es como el de la gallina,
que en faltándole su gallo
á cualquier pollo se arrima.
Esta es la jota,
jota baturra,
este es el canto
de mi Aragón;
y en mi guitarro
la Pilarica
puso enterico
su corazón.

Todos:
Esta es la jota,
jota baturra, etc., etc.

Descargar partitura